Sra Vega

Aquí están las radiografías, donde una muestra que yo tenía mi columna totalmente desviada, no podía cargar a mis nietos ni siquiera abrir la llave del tanque de gas. Pero en el servicio de tocando el borde un calor bien bonito me envolvió y desde se momento se me retiraron los dolores que me daban. Mi columna está derecha y sanada, ya no me duele y lo que mas alegría me da, es que ya puedo cargar a mis nietos sin ningún problema.
¡Por eso le doy muchas gracias a Dios!!